martes, 1 de abril de 2008

Río Miño

Panorámica del río Miño desde el monte san Trocado (san Torcuato) que dista de Roucos unos 9 km en dirección sur.

Agallas

Bugallas. Agallas (agalla. Del lat. galla. 1. f. Excrecencia redonda que se forma en el roble, alcornoque y otros árboles y arbustos por la picadura de ciertos insectos e infecciones por microorganismos), bolas de 2 a 3 cm de diámetro que nacen en las ramas de los carballos (robles). Los niños las empleaban en sus juegos.

Ruinas

Casa en ruinas a unos pasos de la iglesia de san Lorenzo da Pena, en el camino que va a Lentille.

"Contemplar unas ruinas no es hacer un viaje en la historia, sino vivir la experiencia del tiempo, del tiempo puro."

"Sucede a veces que contemplamos un paisaje y extraemos de él una sensación tan vaga como intensa. Cuanto más «naturales» son esos paisajes (cuanto menos deben a la intervención humana), tanto más la conciencia que llegamos a tener de ellos es la de su permanencia o, al menos, de una muy larga duración que nos permite medir por contraste el carácter efímero de los destinos individuales."

"Las ruinas añaden a la naturaleza algo que no es ya historia, pero que sigue siendo temporal. No hay paisaje sin mirada, sin conciencia del paisaje. El paisaje de las ruinas, que no reproduce íntegramente ningún pasado y que, desde el punto de vista intelectual, hace alusión a múltiples pasados y es, en cierto modo, doblemente metonímico, propone a la mirada y a la conciencia la doble evidencia de una función perdida y de una actualidad total aunque gratuita. Es un paisaje que impone a la naturaleza un signo temporal y, en respuesta, la naturaleza termina de eliminar su carácter histórico empujándolo hacia lo intemporal. El tiempo «puro» es ese tiempo sin historia del que únicamente puede tomar conciencia el individuo y del que puede obtener una fugaz intuición gracias al espectáculo en ruinas."

Citas del libro de Marc Augé El tiempo en ruinas, págs. 45 y 46 ed. Gedisa, Barcelona 2003

Cementerio parroquial

Siempre en nuestro recuerdo.
Rincón del cementerio parroquial de San Lorenzo da Pena.

No sólo de pan...

Y el vino qué.

Para colores...

Ellos a por el rojo, amarillo traen ellas. La mañana gris. Verdes los pinares.
Por el camino de A Verea.

Tendal y mimosas

Desde la parte trasera de la casa de Geni (la que fuera de Manuel y Eudosia), panorámica sobre O Regueiro.