miércoles, 31 de mayo de 2006

Alrededores

"Cuenta la historia que hace más de tres mil años, las tribus galaicas asentadas en el Castro de Lás, crecieron por el entorno de Cenlle y que posteriormente los romanos hallaron oro en O Castelo, y en Laias el agua que sana.

El territorio de Cenlle, realmente, comienza a crecer en el medioevo bajo la influencia del Condado de Ribadavia, dominado por los Sarmiento. A Pedro Ruíz de Sarmiento se atribuye la construcción del Castillo de San Lorenzo da Pena, una fortaleza defensiva ubicada en Roucos, destruida en las revueltas irmandiñas. Estas tierras vivieron también el dominio de los monjes compostelanos de San Martiño Pinario, que construyeron el monasterio de San Clodio, magníficamente conservado y convertido en la actualidad en hotel de cuatro estrellas. Este monasterio está en el límite que separa los municipios de Leiro y Cenlle.

Merece la pena conocer el Santuario de la Virgen de Areas, de menor interés histórico pero una buena muestra del estilo barroco más reciente. El santuario de Cuñas, el más importante erigido en honor del santo más milagreiro de toda la comarca del Ribeiro, San Benito. La etnografía religiosa tiene sus más destacadas muestras en la iglesia de Cenlle en un Peto de Ánimas, que nos habla del buen hacer de los viejos canteiros."

El más anciano de Roucos

José (viudo de Esperanza, cuyos hijos son Benita, Josefa y José Benito; los tres residen actualmente en Roucos), conocido por O Sabio, es hoy el vecino de más edad ¡102 años cumplidos! Nacido en Cenlle, cuando se casó se instaló con su mujer en Roucos.
¡Felicidades, José!

Matamiau



Regato Lentille a su paso por Matamiau. Nace en O Carballo (finca de Gaspar y Eugenia), pasa por Matamiau, por las fincas O Souto, A Reguiña, cruza el camino a San Lorenzo, por O Regueiro, A Regueira, continúa por Lentille y vierte sus aguas al río Avia

Casas en Matamiau

















Conocida por 'a casa da Justa' lindando con O Bacelo.
En primer plano: pexegueiros en flor y bimbios.

San Lorenzo da Pena



Iglesia parroquial de San Lorenzo da Pena (s. XII) asomada al valle del río Avia. El patrón de la parroquia es San Lorenzo cuya festividad se celebra el 11 de agosto; pertenecen a ésta los pueblos de Cacabelos, Cuñas, O Coedo, Lentille, San Lorenzo, Roucos y Pazos Hermos.
El cura párroco actual es don Antonio (O Morriña), el anterior fue don Ramón y el anterior don José que sucedió a don Balbino y éste a don Salvador (llamado O Porras); y según consta en escritura de 1713, en este año el párroco era don Antonio Osorio.
Outeiros de Pena Corneira al fondo.
Firma de D. José Pérez González párroco de San Lorenzo da Pena

martes, 30 de mayo de 2006

Hacia 1825...

En 1825 se establecen de nuevo las antiguas Jurisdicciones. Sin duda en el cambio de agregaciones indebidas, que originaron cuestiones y litigios entre las partes interesadas, por lo que en el año 1827 estaba en estudio el arreglo definitivo de Municipios y Partidos, y mientras tanto no se reunieran los datos necesarios, quedarían los Cotos y Jurisdicciones en el estado en que estaban antes de hacer las agregaciones. Por todo ello, el estado económico del país y su movimiento comercial, no se reconocía con toda la claridad, no obstante destacamos aquí la Instrucción del subsidio del comercio del 22 de noviembre de 1825, en el que se halla el reparto de las cantidades señaladas para el año siguiente:

Amoeiro, 983 reales; Arnoia, 832; Abión, 832; Veiga e Carballeda, 893; Beade, 710; Castro Cavadosa, 366; Cartelle, 488; Gomariz, 48; Maside, 5.124; Melón, 710; Orcellón, 976; Pazos de Arenteiro, 829; Ponte Castrelo, 832; Partovia, 7.355; Refoxos, 1.891; Ribadavia, 5.880; Roucos, 976; San Clodio, 3.440 y Vide, 122.

El alzamiento en armas del partido carlista, afecto al Ribeiro. Para prever sus incursiones y repeler la fuerza por la fuerza, se establecen las "milicias Nacionales", en las que tienen que alistarse todos los vecinos. Una circular del 3 de octubre de 1836 y posterior orden del 23 del mismo mes y año, fija en cada Municipio diez puestos determinados en los que hacían guardia dos hombres durante el día y tres por la noche. La Comarca de Ribadavia estaba integrada por veinticuatro compañías correspondiendo cuatro a Ribadavia, cinco a Amiudal, tres a Melón, cuatro a Beade, cuatro a Cenlle, cuatro a Leiro. Destacando Avión y concretamente Amiudal al aportar más compañías que nadie.

Cerdeira













Cerdeira diante da casa que fora de Eudosia e Manuel (a tenda) e a casa Nova, oxe de Lalo e Tere.
A aldea organizase o redor dun campo onde está fonte e no que hai unhas 80 cerdeiras; cada unha delas perteñece a unha casa.













Cerdeiras florecidas; detrás casa de Ramón o 'mexicano', a de 'Sandiez' e a de Dorinda mais Manolo.

domingo, 28 de mayo de 2006

'Cachamuiña' y Roucos hacia 1809

Finalmente, complementando días mas tarde la recluta de su “ejército”, y haciendo uso de las facultades que le había conferido el Marqués de la Romana, Cachamuiña expidió una importante circular --el 10 del expresado mes de Marzo-- dirigida, también desde Boborás, a todos los titulares de las jurisdiciones y parroquias rurales próximas a su indicado cuartel, --cuyas demarcaciones le eran, por supuesto, sobradamente conocidas--, haciendo presentar a todos los soldados dispersos que se hallaran en sus respectivos términos, bajo “la pena de responsabilidad de ser castigados con todo rrigòr”, incluso con la “pena de la vida” si lo exigieren las circunstancias.

Les previno procedieren de acuerdo y con la colaboración de los “curas Parrocos”, que éstos les dieran “parte semanál” de todo “conscripto” se abrigase en sus “parroquias” y que asimismo obrasen contra cualquier persona los ocultara en sus casas, “sequestrando sus viénes, y aplicando su producto alos fondos publicos”. A cuyo cumplimiento, para dar mayor autoridad a las exigencias de esa orden, pasarían inmediatamente oficios a los párrocos, insertándoles “copia” de dicha circular al objeto de que le diesen cuenta de todo procedimiento en la misma forma y bajo la propia responsabilidad.

Como vemos, por la indicada orden, cuya importancia –cual podemos apreciar-- era verdaderamente sustancial, imponía “Cachamuíña” toda su autoridad y severidad para lograr así el objetivo que, con toda decisión, se había propuesto, determinando incluso los mas mínimos detalles para su cumplimiento y eficacia, puesto que también dispuso, para su mejor efectividad, hicieran circular la citada “horden” de justicia en justicia, quienes, además, recogerían “los fusiles” que les constare existiesen “extrahidos”, tanto franceses como españoles, de los sujetos que no hicieren uso de ellos y no fueran tiradores, --que no concurriesen a la defensa “en los casos obcurrentes” contra el enemigo--, dirigiéndolos a su disposición bajo igual responsabilidad.

Y a fin de conseguir el debido cumplimiento de sus disposiciones, concluía la orden indicando que los justicias diesen “recivo de quedàr enterados” de la misma al militar “veredero”, a quien debían pagar, por su trabajo, dos reales cada uno, “reencargando” igualmente a dichos justicias la “pronta” conducción y entrega de los efectos reales en poder del José Munín o, no pudiendo ser así, de su sustituto.

Hemos tenido a la vista copias de la supradicha orden, --la cual, por su extensión y detalle, poco comentario precisa--, que recorrió los términos de S. Clodio, S. Andrés, Castro Cavadoso, Beade, S. Andrés de Campo Redondo, Roucos, Maside, Casar de Mato, Amoeiro, Cenlle, Ervededo, Trasariz, Vilar de Rei, Eiras, S. Ciprián, Salamonde, Beariz, Grixoa, Anllo, Varón, S. Fiz, Osmo, S. Lorenzo de la Pena y Sta. Marina y Santiago de Esposende.

De tales copias resulta que a Roucos llegó el día 14 del mismo mes de Marzo e, inmediatamente, fue despachando su cometido el mensajero conductor, sin detenerse mas tiempo que el necesario para serle anotado el oportuno “recivo”, a fin de llegar pronto a los demás términos. A Cenlle llegó el 15. A Ervededo y Trasariz llegó el 16. A Vilar de Rei, S. Ciprián, Salamonde y Beariz llegó el 17. A Grixoa el 18. A Varón, Anllo, San Fiz, Osmo y Esposende el 19.

Información obtenida en A revista ágora do Orcellón.

Orígenes de Roucos





Citania de Las.
Los primeros restos que atestiguan la presencia humana en estas tierras datan del período paleolítico: en la excavación de la llanura se encontraron piezas que corroboran la existencia de un taller paleolítico. Cerca de la ciudad se localizaron diversos monumentos megalíticos (túmulos y enterramientos megalíticos). En la ladera sur de San Trocado se encontraron otros restos pertenecientes a la Edad del Bronce.
Destacamos el recinto fortificado de la ciudad de San Cibrao de Las, que según afirman los expertos estuvo habitado entre el siglo II a. de C. y el II d. de C.
Del período medieval existe una moneda de oro, acuñada en Monte Elvira (Granada) y perteneciente al rey visigodo Recaredo (586-601). En el siglo XII se construyó la iglesia de San Finz de Navío.
Antiguamente las actuales parroquias formaban parte de la jurisdicción de Roucos, y sobre la mayor parte de ellas
ejercía señorío el conde de Ribadavia.
Con la formación de los primeros municipios constitucionales aparece inicialmente San Cibrao das Las. En el año 1822 se integra el de San Amaro y en 1835 se constituye como ayuntamiento.
Airas González Castiñeira, 1981 (foto de 2006) en la Citania de Las (bisnieto —línea paterna— de Heliodoro, Soledad y Eudosia, Manuel)

Noticias de 1467

A morte a lanzadas da condesa de Santa Marta (1470):
unha análise (fragmento)
  Carlos Barros
Universidade de Santiago

Os irmandiños derrocan na primavera e verán de 1467 as  fortalezas da condesa de Santa Marta (algunhas en disputa con outros cabaleiros): Arcos, Castro Cabadoso, Formigueiro, Pena Corneira, A Peroxa, Ribadavia, Roucos, Santa Cruz, Santa Marta, Castro Caldelas de Orcellón, Vilamarín, Xuvencos... Non sen problemas internos. O 17 de maio de 1467 un sector burgués do concello e da Santa Irmandade de Ourense -capital provincial- oponse, sen resultados, ós derrocamentos espontaneamente protagonizados polos campesiños do Ribeiro que xa derrocaran Roucos, Formigueiro e Pena Corneira, e dispoñíanse a botar abaixo A Peroxa, Castro Cabadoso e Xuvencos: "tomaran e as derrocaran e as querían derrocar sen consultar con eles cousa algua e sen seu mandado". Outro sector da Santa Irmandade, comandado polo escudeiro Nuno Dousende -alcalde maior irmandiño en Ourense, vila e provincia-, apoiándose na acción da xente común enceta a revolución irmandiña contra as fortalezas o 22 de abril  co derrocamento do Castelo Ramiro, malia os medos e as prevencións notariais dos cóengos irmandiños así como -supoñemos nós- doutros membros destacados do concello e da irmandade. O cambio de fase no levantamento irmandiño está logo vinculado a dúbidas e resistencias dos sectores máis moderados da irmandade, dos señores que se adheriran a ela, e do mesmo rei Enrique, se ben todos eles acabarán por asumir dun ou doutro xeito a nova situación creada pola caída irreversible das fortalezas do reino.

Una referencia de 1431

Don Diego Pérez Sarmiento foi detido em 17 de Outubro de 1431, acusado de manter correspondência suspeita com João de Navarra.
Era sabido na corte que Don Diego contava com inúmeros partidários na Galiza e temiam-se repercussões. A fim de evitar um eventual levantamento na Galiza, a corte envia Don Lope de Mendoza, arcebispo de Compostela, em missão pacificadora.
Apesar destes contratempos de carácter político a casa de Don Diego Pérez Sarmiento consolidava-se e aumentava.
A torre e fortaleza de Celme (cedida por Doña Maria de Limia, viúva de Don Alonso Suarez de Deza), Orcellón, Ribadavia, Sobroso, Roucos, Pena Corneira, Juvencos, Burgo de Faro, Valverde, Baltanas, Cerrato, Castrillo, Cascofez, Tariego, Pazos de Arenteiro, Rabal, Amoeiro, Palmes, Bolo de Senda, a casa forte de Formigueiro, e o castelo de La Peroja, em Orense, são algumas das possessões dos Sarmientos na Galiza.

En 1935 Roucos cuenta con 147 habitantes

Penedo da Carreira: casas de Matamiau, A Lama y Piñeiro (foto de marzo 2006)
Gaspar y Eugenia tratan de recordar quienes vivían en Roucos en 19
35.
Viniendo de San Lorenzo y empezando por la izquierda en Fondo do Campo y Rincón, continuando por el Curtiñal, Outeiro, Cima do Campo, Verea y regresando para abajo por Cima do Campo, Matamiau, A Lama, Penedo da Carreira, centro del pueblo y fondo do Campo vivían:

1 - Amador y María con sus hijos Amador, Socorro, Beatriz, Jesusa y Camila

2 - Silverio y Generosa: Rosa, Matilde y Emilio.

3 - Gabriel y Felisinda.

4 - Antonio y Angustias: Antonio, Roque, Dorinda y Milucha.

5 - Jovito y Elisa

6 - Clotilde e Ignacio: Vidal, Leontina, Orosia, Otilia, Maruja, Carmen y Nacho.

7 - Sira y Manolo.

8 - Rosa y Benito: Pepa.

9 - Ramón y Rosa: Asunción, Peregina, Ovidio y Amando.

10 - Amador y Pepa.

11 - Vicente y Ramona: Livia.

12 - Manolo (viudo): Rafael, Alfredo, Gabriel, Pura, Vicente y Concha.

13 - Benjamín y Delfina: Marina, Elvira, Asunción y Casiano.

14 - Carmen y Pepa.

15 - Tono y Carmen: Erundina.

16 - Tomás e Isolina: Irene, Obdulia y su sobrino Chucho (Indalecio).

17 - José ('O Sabio') y Esperanza: Benita y Josefa.

18 - Avelina y Ramón: Teresa, Roberto, Felisa y Josefa.

19 - Trina y Juan Benito: Vicente y Antonio (Tio Macario, hermano de Trina).

20 - Manuel (Sandiez): Justo.

21 - Hortensia: Consuelo, Benjamín y Manolo.

22 - Fidel y Rosaura: Gaspar, Celia, Antonio, Fidel, Justa, Lola y Julia.

23 - Severino y Consuelo: Consuelo y Julia.

24 - Alfredo y Ermelinda: Angelita, Antonio, Manuel y Josefina.

25 - José (Guelfo) y María: Concha, Graciano, Enrique, Emilio y Luis.

26 - Serafín (viudo).

27 - Joaquín y Segunda: Felisa, Gumersindo y Xocas.

28 - Sara y Antonia.

29 - Manuel y Eudosia: Manuel, Asunción, Eugenia, Gonzalo, Sira, Dosa y Teresa.

30 - Gumersindo y Visitación.

31 - Heliodoro y Soledad: Gaspar, Pepe y Claudina.

32 - Casilda y Ramón: Isabel, Avelina, Benjamín y Miguel.

Según lo recuerdan Gaspar y Eugenia, en 1935 en Roucos había 32 casas habitadas con un total de 147 vecinos.

miércoles, 24 de mayo de 2006

Antonio Vicente Montero Mosquera

Entre Gaspar y Eugenia, rebuscando en sus largas memorias, y con lógicas dificultades logran recomponer una línea de sucesión.

Antonio Vicente Montero Mosquera (Roucos 2-VII-1802 † ant. 1879) después de enviudar (c. 1860) de Mª Benita Mosquera Lira (matrimonio sin hijos), reconoce dos hijas (de una antigua novia): Camila y Perpetua. Y nace su tercer hijo de su segunda esposa María Ángela Deza: Adolfo Montero Deza (1862-1930).
Camila fue la madre de María casada ésta con Amador (esta María es prima carnal de Eudosia Montero Puga). Perpetua casó en Cuñas con don Fabio y no tuvieron hijos, viudo don Fabio deja su capital a su criada Ester.

Adolfo, el tercer hijo de Vicente Montero, se casa con Asunción Puga Santoro, de A Quintá y residieron en Roucos y a la muerte de su hija Dolores se trasladan a Freás de Ourantes, una casa recibida en herencia de la segunda mujer de Vicente Montero, María Ángela Deza; tuvieron cuatro hijos: Gonzalo, Eudosia y Amando y Dolores.

Gonzalo, casó con Sira Bello Diéguez, de Oleiros; éstos no tuvieron hijos.
Eudosia, (Roucos,1885-1968), casó con Manuel González Arias (Freás de Ourantes 1890 - Roucos 1984) tuvieron los siguientes hijos: Manuel (1916-1996), Asunción (1917-1997), Eugenia (1918), Sira, Gonzalo (†), Eudosia y Teresa (†).
— Amando vivió sólo 18 días, del 6 al 28 de octubre de 1886.
— Dolores (6-VI-1889 † 23-IV-1893)

Hijos de Manuel y Eudosia: Manuel casó con Carmen García de Trasaríz, Eugenia casó con Gaspar González Veleiro (1917) del mismo Roucos y Gonzalo casó con Luisa Carrasco de A Torre. Estos tres heremanos se instalaron en Vigo, el primero fundó La flor de Sarria que después pasó a llamarse Embutidos Montero, la segunda abrió el Bar Marino, el tercero Casa Roucos. Sira profesó monja franciscana con el nombre de sor Eugenia y en Venezuela trabajó y reside; Asunción, con y para sus padres, siempre en Roucos transcurrió su vida, rodeada de sobrinos buena parte del año; Teresa murió joven; y Dosa al frente de Novedades E.G.Montero, su vida también en Vigo.

Retrato a lápiz, hecho en Argentina en 1909 de Adolfo Montero Deza.
Autógrafo de Adolfo Montero Deza en documento de 1929.

domingo, 21 de mayo de 2006

Fiesta de Roucos

El tercer domingo de mayo se celebra la fiesta de Roucos cuya patrona es la Virgen de los Dolores.

Este domingo llueve; pareciese un día de febrero.

Eudosia Montero Puga (Freas de Ourantes 1885, Roucos 1968), según recuerda su hija Eugenia, ante un día como el de hoy recitaba un dicho poplular:

Días de maio
días de amargura;
penso que estou na mañá
e xa estou na noite oscura.

sábado, 20 de mayo de 2006

Casas habitadas hacia 1920












Gaspar (1917) y Eugenia (1918) ambos nacidos en Roucos, ayer trataban de recordar qué casas habitadas había en la aldea hacia 1920.

Recordaban:
La de Ramón de la Verea. En la cima del Campo: José (o Sabio), sr. Tomás, sra. Perfeuta, Juan Benito, Sandiez. En el Outeiro casas de Rafael, Benjamín, Carmen (a Cazapa), sra. Juanita, sr. Manuel, sra. Euxenia. Pepa (da fonte). En el Curtiñal las de sr. Benito, don Cesáreo y Fidel (o aguardenteiro).
En el Fondo do Campo y Rincón estaban las de Pilara, Gabriel, Silverio, dña. María (prima de Eudosia Montero Puga), sra. Casilda. En el medio del pueblo: Heliodoro, Manuel (o Tendeiro), Vicente y la de Clemente. Y en el camino hacia Matamiau —o Rincón do Medio— las de sr. Xoquín, Serafín, sr. José, sra. Aurora; en Matamiau la casa de Florindo y en la Lama las de Severino y Manuel (o Buceta).


En la fotografía (marzo, 2006): casa de Primo y Felisa; camino hacia Matamiau, A Lama, Piñeiro y Osmo.